martes 24/5/22

Esto y lo otro

R esulta un tanto abrumador ya de por sí el asunto del covid y ahora, unido a las celebraciones navideñas, se convierte en algo demencial. Jamas se ha visto nada parecido, es cierto, y la película surrealista parece que no tiene fin. Una está ya saturada de tantas perspectivas de un lado y del otro. Todo son pareceres, opiniones de expertos y contraexpertos. Mientras lo que parece faltar es un poco de cordura y bastante objetividad. Y ahí está la clave. ¿Quién es objetivo realmente en todo esto? ¿Alguien lo sabe? Porque cada vez surgen más voces a favor y en contra de todo y resulta una tarea titánica sacar alguna conclusión cuando el bombardeo no cesa.

A toda esta vorágine se une la vacunación infantil. Si ya teníamos poco que gestionar con el virus ahora parió la abuela y la cosa se complica un poco más. Pongámonos a pensar, por ejemplo. ¿Cuántos videos virales les han llegado al móvil a favor y en contra de la vacuna? Al menos, decenas. Cuando intentas sacar algo en claro de todo esto te llega lo último de lo próximo del experto de turno que sale a la palestra tratando de convencer con sus argumentos a todo aquel que esté dispuesto a pasar unos cuantos minuto delante de la pantalla escuchándole. Pero, al igual que ese, hay otros tropecientos videos que dicen justamente lo contrario.

A ver quién no tiene un amigo, familiar o cercano ultradefensor de las vacunas y otro que no se lo cree ni a tiros. Y a algún negacionista también, claro.

Sinceramente, para tomar una decisión no necesitamos esta ingente cantidad de argumentos que nos echan encima desde que nos levantamos hasta que caemos rendidos de tantos datos que procesar. Resulta agotador.

Y es que en esta pandemia estamos viendo muchas cosas. Muchas que sobran y otras tantas que escasean; mientras que lo que va quedando claro es que el discurso oficial (y el extraoficial) va saturando cada vez más.

Así que lo mejor es tomar una decisión, la que cada uno crea conveniente mientras nos dejen hacerlo a nosotros, y que sea cuanto antes porque si nos dejamos llevar por el parecer de los demás va a ser misión imposible. Total, cualquier cosa que hagas siempre le va a parecer mal a alguien.

Esto y lo otro
Comentarios