martes 24/5/22

Kamikazes

Ssoy firme defensora de la igualdad, aunque me queda claro en muchos ámbitos es todavía una ilusión. Hablo de igualdad real, no de hombres o de mujeres, sino de ambos. Y la igualdad que se puede conseguir es mucha todavía, sólo hay que tener voluntad y amplitud de miras. Resultan conmovedoras historias de superación como la de María Franco, la ganadora del Premio Mujer Rural 2021 de la Diputación de León. Gracias a personas como ella, capaces de romper miedos y barreras, es como sobreviven los pueblos, abandonados ya desde hace tiempo por parte de la administraciones, que sólo se acuerdan de ellos en sus discursos para quedar bien y poco más. Mucho anuncio a bombo y platillo, que queda resultón, pero ya. ‘Mucho te quiero perrito, pero pan poquito’, que reza el popular dicho.

Historias como la de María Franco son las que suman, las que apuestan de verdad por la igualdad y por la lucha contra la despoblación. «Ilusión, ganas y trabajo. Con esto siempre sale algo». El de María es un resumen perfecto de lo que es la voluntad cuando se quiere de verdad conseguir algo. Ser mujer, emprendedora y rural es una complicada cruzada que persiste, Aunque ser emprendedor también lo es, al igual que ser rural. Y es que más de la mitad de las mujeres que viven en el campo gestionan sus propias empresas, aunque es bien sabido que su acceso al crédito es menor que el de los hombres. Eso sumado a la montaña de papeleos absurdos que hay que hacer para empezar un negocio, que parece más un impedimento para que la gente se lance a crear su propio trabajo que otra cosa.

En realidad, parece que emprender se asemeja más a ser un kamikaze que a querer diseñar tu proyecto laboral. Hay que pasar de los discursos a los hechos de una vez. Incentivar el emprendimiento, las ayudas, agilizar la burocracia, poner servicios en el medio rural para no parecer que te vas a Honolulú, sino simplemente un poco más lejos de la ciudad y apoyar a las mujeres. Simplemente porque las cifras demuestran que no se nos tiene en cuenta para liderar un negocio. Facilítennos entonces montar el nuestro propio. Hablo de esas cosas lógicas, ya saben, que se les escapan a los que mandan.

Kamikazes
Comentarios