miércoles 14/4/21

Atención oncológica de calidad

Estimado señor director del Diario de León. Mi nombre es Andrés García Palomo y desempeño las funciones de Jefe del Servicio de Oncología Médica del Hospital de León y el de la Unidad de Oncología del Hospital El Bierzo. Le doy las gracias por la oportunidad que me brinda su periódico para poder explicar a la población berciana cuál es la situación real de la atención oncológica en su Área de Salud y salir así al paso de ciertos rumores que desde algunos medios de comunicación y plataformas socio-políticas se está difundiendo, creando una infundada alarma entre los pacientes oncológicos y sus familias y añadiendo un sufrimiento que en nada les ayuda.

La Unidad de Oncología del Bierzo dispone de 4 oncólogos médicos, pero en el último año distintas bajas han diezmado sus efectivos hasta dejarlos en uno. Diversas circunstancias coyunturales, agravadas por la pandemia que vivimos, imposibilitaron en su momento encontrar especialistas para suplir esos puestos, por lo que, y a solicitud de la Dirección-Gerencia del Hospital el Bierzo y de la Gerencia Regional del Sacyl, y gracias a las facilidades que la Gerencia del Hospital de León nos dio, oncólogos de León empezaron a desplazarse regularmente al Hospital el Bierzo para suplir tales bajas, desarrollando jornadas maratonianas que implican atender por la mañana a los pacientes oncológicos de León y por la tarde a los de El Bierzo. Esta y no otra es la razón por la que la asistencia oncológica en Bierzo se hace en parte en horario de mañana y en parte en horario de tarde. He de decir que este tipo de atención es frecuente y habitual en muchos Hospitales y de hecho en el nuestro es práctica habitual que se administren tratamientos oncológicos en jornada continua de mañana y tarde.

Cuando en septiembre de 2020 nos hicimos cargo de la Unidad de Oncología del Bierzo nos encontramos con más de 200 pacientes con demoras de incluso meses al haber sido descitadas sus consultas. Actualmente, ningún paciente está pendiente de consulta, salvo que esté en espera de pruebas ajenas a la Unidad de Oncología, y la espera máxima para pacientes de nuevo diagnóstico ronda los 15 días de media, plazo semejante al que tenemos en el Hospital de León. Por tanto, y en lo que se refiere a la asistencia oncológica de El Bierzo, la situación es de práctica normalidad con una relación oncólogo-paciente completamente restablecida.

Si bien inicialmente algunos mostraron reticencias al cambiar de oncólogo, algo natural en este tipo de situaciones, nuestra organización interna hace que dicha relación sea actualmente satisfactoria y en la mayoría de los casos es el mismo oncólogo el que ve, atiende y organiza el proceso asistencial del paciente. No he tenido conocimiento de ninguna reclamación al respecto, salvo las generadas por las noticias surgidas en algunos medios que se hacen eco de falsedades e inexactitudes sobre el funcionamiento de la Unidad.

Aprovecho también para salir al paso de un escrito remitido por un grupo de médicos del Hospital del Bierzo y apoyado por la Plataforma de la Sanidad Bierzo-Laciana. Quiero pensar que nace, en lo que respecta a la Unidad de Oncología, del desconocimiento o de la falta de interés en informarse de la verdadera situación de la misma. La solución planteada por la Administración para paliar los efectos de las bajas de tres de los cuatro especialistas y etiquetada de «parche» en el escrito, ha perseguido siempre mantener íntegra la identidad de la Unidad. Para los oncólogos de León hubiera sido más fácil y cómodo que fueran los pacientes bercianos los que se trasladaran a nuestro Hospital, pero entendiendo las especiales circunstancias que les rodean, optamos por el desplazamiento de especialistas, aunque esto supusiera un tremendo y agotador esfuerzo.

Se afirma en el mismo escrito que el objetivo de la solución planteada «esconde» convertir a Oncología de El Bierzo en «un apéndice ambulatorio del Servicio de Oncología de León», afirmación que pone de manifiesto el profundo desconocimiento de la organización asistencial del Sacyl en Áreas de Salud diferenciadas y que hace imposible, salvo cambios normativos de tremendo calado, tal posibilidad. Podría discutirse la conveniencia de algunos tipos de alianzas entre Servicios y la implementación de sistemas de telemedicina que a mi juicio mejorarían la calidad y eficiencia asistencial, pero esta discusión supera los objetivos del presente escrito.

Para terminar, quiero informarles también que desde abril hemos conseguido incorporar de forma estable dos médicos especialistas que trabajarán en jornada de mañana, manteniendo el apoyo de León durante las tardes, y es posible que a lo largo de mayo pueda incorporarse un tercer efectivo. Subrayar que tales médicos, aun siendo residentes de 5º año, cuentan con la aprobación de actuación médica no supervisada de las Comisiones de Docencia de sus Hospitales, por lo que, y a todos los efectos legales, son Especialistas en Oncología Médica.

Este hecho ejemplifica y vuelve a subrayar los esfuerzos que desde esta Jefatura y desde la Administración se han hecho para reforzar la Unidad de Oncología y mantenerla en la cartera de servicios de la Gerencia de Salud del Bierzo. Tengan la absoluta seguridad de que todo paciente oncológico berciano tiene actualmente un oncólogo cercano y reconocible, un equipo enfermero con amplios conocimientos y entera dedicación y una estructura asistencial que les da cobertura y confianza. Queda mucho trabajo por hacer y muchos aspectos que mejorar, pero que nadie tenga ninguna duda de que, si así lo considera la Administración y la ciudadanía de El Bierzo, seguimos y seguiremos trabajando en reforzar la calidad asistencial que ya les prestamos evitando cualquier instrumentación política del cáncer y de los que lo padecen, pacientes y familias.

Atención oncológica de calidad
Comentarios