jueves 24/9/20

El desajuste económico de la Cultural

Vuelve la ilusión ante el nuevo proyecto deportivo. Dos partidos de preparación que ya han llenado el ojo de una afición fiel, que de momento podrá entrar con un aforo reducido al estadio, de acuerdo a la temperatura que marque la pandemia. Se construye un equipo nuevo. Renovado. Ya veremos si con las ‘estrellas’ Dioni y Kawaya, según la respuesta en la retirada de abonos de la afición leonesa y más ayuda económica del Ayuntamiento y de la Diputación para mantener sus salarios, como primeras exigencias de Felipe Llamazares para formar un equipo con las mismas aspiraciones de siempre, subir a Segunda División. Lo primero que tiene que exigirse a sí mismo el director general de la Cultural es que no pueden repetirse errores recientes de malgastar muchísimo dinero. Demasiado. Para pagar contratos de seis cifras a futbolistas que se les fichó por tres años y nunca han sudado la camiseta para la Cultural. La gestión para componer plantillas históricas de gasto, que no de resultados deportivos, no hay por donde cogerla. Los desajustes, más que ajustes económicos, traen unas consecuencias que lo está pagando muy caro la Cultural. Sigue dilapidando dinero. El maná de Aspire no va a perdurar toda la vida. La academia catarí ya ha anunciado que rebajará la capacidad económica. Con pólvora de Aspire es muy fácil disparar. Y ya van gastados nueve millones. ¿Para qué?

El desajuste económico de la Cultural
Comentarios