domingo 24/10/21

Ojalá que el deporte leonés aspire a la esperanza

Este año 2021 se abre con la vuelta del deporte base a la actividad física. La cantera regresa a unos campos cerrados desde marzo a causa de la maldita pandemia del coronavirus. La esperanza de retornar a la normalidad del pasado que dé vía libre a la competición. Bendita juventud que llene de vida el futuro de los clubes de élite leoneses, que pelean sin el aliento de su gente o con aforos limitados. El Ademar se faja con los mejores en época de vacas flacas, con Manolo Cadenas haciendo grande a un equipo al que la crisis trastorna su economía. La Ponferradina deja en manos de profesionales su capacidad para mirar a la cara a los rivales más ricos, con uno de los presupuestos más humildes de Segunda División. Las mujeres también sacan la garra para combatir por sus objetivos, con los profesionales que dirigen al Embutidos Pajariel Bembibre y al Cleba. Y mi querida Cultural sigue sin aprovechar el maná de Aspire. La Academia de Catar vuelve a fiar su proyecto a aficionados que juegan a profesionales con dinero ajeno. Nueve millones de euros malgastados para continuar en el pozo de la tercera categoría de fútbol. Gestores como Llamazares y su cuadrilla evidencian de nuevo incompetencia, no sólo deportiva, para llevar a cabo la encomienda de Aspire. Ojalá Idiakez ponga cordura.

Ojalá que el deporte leonés aspire a la esperanza
Comentarios