domingo 24/10/21

El Reino merece tocar el cielo del fútbol

La Cultural ha conseguido lo más difícil. Tiene a su lado a una afición fiel. La Copa abarrotó el Reino. No es la pulsación real sobre el culturalismo. Pero la moraleja no tiene trampa, porque siete mil seguidores blancos de media siguen a su equipo aunque sea al infierno. La pasión culturalista se ha instalado en el Reino para quedarse.

La transformación de la Cultural, un club que va camino de los cien años de historia, es monumental con Aspire detrás. Ha pasado de ser una sociedad anónima deportiva arruinada a disponer de una estructura organizativa que para sí quisieran muchos clubes incluso de Primera División. Quedó demostrado una vez más en los dos partidos de Copa del Rey disputados frente a dos rivales Champions, Atlético de Madrid y Valencia. La Academia de Catar vigila de cerca los movimientos que se dan con la finalidad de que la entidad siga creciendo. Aparte de la formación de futbolistas, Aspire ha confeccionado un primer equipo con sello profesional. Una revolución en el trato, en plantilla y en cada uno de los conceptos para que la Cultural y su entorno no desmerezcan cuando visitan el Reino los grandes de Europa. El ascenso de la Cultural no puede esperar. León merece escapar de este infierno.

El Reino merece tocar el cielo del fútbol
Comentarios