miércoles. 06.07.2022

Editorial | Hay que arrimar el hombro para salvar nuestro comercio

El efecto precaución en lo económico dentro de los hogares es entendible en estos momentos de incertidumbre sobre el futuro al que nos veremos abocados tras la pandemia. Forma parte del comportamiento humano ese impulso, muchas veces necesario, de protegernos, de buscar refugio. También es cierto que muchas familias se ven atadas por un recorte absoluto o muy notable de sus ingresos en estos momentos. Con estos ingredientes es complicado, pero a la vez necesario, apoyar al comercio local.

Aun estando confinados y con todo marcado por las serias dudas, es importante y de justicia valorar y respaldar, en la medida en que sea posible a cada uno, el esfuerzo de los comerciantes locales. Ahora más que nunca nos necesitamos unos a otros. El que no lo entienda así no tendrá derecho a quejarse y a criticar que esta tierra vaya a menos en el futuro.

Nos toca a los ciudadanos arrimar el hombro, porque el bajo pulso que mantienen buena parte de las instituciones tampoco ayuda mucho, con el ansiado Pacto por el Futuro de León atorado totalmente en una vía muerta.

Pronto se cumplirán dos meses con las cajas registradoras del comercio leonés paralizadas. Necesitan trabajar, porque las facturas siguen llegando. Su esfuerzo merece nuestro respaldo. Muchos se afanan por cumplir las normas y recuperar en lo posible la actividad. Seguro que algo necesitamos en casa, y que nos venderá agradecido nuestro vecino de barrio.

Editorial | Hay que arrimar el hombro para salvar nuestro comercio
Comentarios