jueves. 09.02.2023

EDITORIAL | Una Comunidad a la que le sobran los repetitivos debates estériles

Castilla y León es una Comunidad integrada por dos regiones históricas que nunca ha terminado de convencer a casi nadie. Tuvo problemas de origen y a lo largo de sus escasas décadas de vida son mayoría los que no se sienten del todo cómodos aunque el paso del tiempo genera un cambio de mentalidad, como lo prueba la última encuesta sociológica que casi igualaba en la provincia el sentimiento leonés con el de Castilla y León, con el 36,5 y el 35,5%.

 

Recientemente el alcalde de Valladolid, el socialista Óscar Puente, reavivó una de tantas polémicas al reclamar que se centralicen las inversiones en su ciudad en perjuicio de otros territorios que considera que no son tan atractivos. Tampoco es nuevo el debate estéril y repetitivo sobre la viabilidad de los cuatro aeropuertos. Pero ahora se reabre un ‘melón’ que afortunadamente llevaba tiempo sin airearse. El concejal del PP en Valladolid, José Antonio de Santiago-Juárez, sorprendió a propios y a extraños con su defensa de que la Comunidad debería elegir una capital y que ésta sea su ciudad. El que fuera consejero con amplios poderes en el gobierno de Juan Vicente Herrera le crea un problema innecesario a Alfonso Fernández Mañueco en plena apertura del curso político. En un momento en el que el PP intenta de manera evidente exhibir unidad para avalar una etapa abierta tras el proceso electoral y las renovaciones de cargos orgánicos y en múltiples instituciones, con una situación compleja porque el retroceso es evidente y la cohabitación con Ciudadanos no será fácil. A De Santiago ya le han contestado desde todos los ámbitos. Y la unanimidad en contra debería hacerle reflexionar. Plantea que en 2007, al reformar el Estatuto nadie se atrevió a abrir el debate. Falla en la fecha. Fue en 2006. Y olvida que él era el portavoz del PP en las Cortes y lo negoció personalmente con Ángel Villalba. Eso sí, con Mañueco como consejero de Presidencia...

 

,Texto

 

+Texto

 

GTexto

EDITORIAL | Una Comunidad a la que le sobran los repetitivos debates estériles
Comentarios