miércoles 01.04.2020

Editorial | Cuidado profesional a los mayores: una generalización injusta y peligrosa

Las residencias para personas mayores focalizan en las últimas horas la polémica sobre el coronavirus. Pero como suele ocurrir en este tipo de oleadas informativas se hace sin la necesaria prudencia. Nada peor que las declaraciones de un político sin medir suficientemente las consecuencias. Muchos miles de españoles acumulan ya días sin poder visitar a sus mayores. Se ven obligados a realizar un acto de fe en los responsables de las residencias. Y eso genera incertidumbre y bastante incomodidad.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, recibe ya críticas por su anuncio en una televisión de que la Unidad Militar de Emergencia (UME) había encontrado cadáveres de ancianos en residencias. Sin precisar más. Abrió una vía de agua a la que se sumó la Fiscalía diciendo que lo investigaría. Ayer, desde Lares, una asociación que agrupa a los centros y servicios de atención a los mayores sin ánimo de lucro, cuestionaron a la ministra leonesa por enviar a la picota a todo un sector, donde en la mayoría de los casos se está actuando con una profesionalidad máxima para intentar paliar una situación límite, con todos los problemas añadidos inimaginables.

La consejera de Familia de la Junta aseguró ayer, a las 14.00 horas en su comparecencia ante los medios, que no disponen de ninguna sospecha sobre irregularidades en centros de la Comunidad. Y concretó que han solicitado al Ministerio de Defensa que aclare qué datos maneja y no han recibido respuesta.

Precisamente estos días el Ejército recibe un reconocimiento unánime por su papel fundamental en la crisis sanitaria. Sus integrantes, ajenos como siempre a las polémicas, exhiben una profesionalidad digna de ser imitada.

,Texto

+Texto

GTexto

Editorial | Cuidado profesional a los mayores: una generalización injusta y peligrosa
Comentarios