lunes 01.06.2020

Editorial | Sin impunidad a los que buscan estafarnos en plena pandemia

Cada jornada se repite el goteo de quejas, denuncias o alertas sobre los intentos para aprovecharse del estado de alarma a través de las más variadas estafas. Sin ningún pudor, se utilizan nombres de organizaciones no gubernamentales, se suplantan a supermercados o se remiten correos, llamadas o mensajes por redes como Whatsapp, presuntamente desde entidades financieras, que pretenden apoderarse de datos o identidades. Lo que por desgracia existe en el día a día normal de los ciudadanos en estos días parece que todo se ha disparado exponencialmente. Ayer se hizo presente este problema en la rueda de prensa que cada jornada ofrece el Gobierno y los responsables de los distintos cuerpos policiales movilizados para plantar cara a la pandemia. Plantearon que se denunciasen todos los hechos presuntamente delictivos que se detecten, y que se utilicen los teléfonos y correos electrónicos que ofrecen las distintas fuerzas gubernamentales para plantear las dudas que surjan.

Pero todo esto merece una continuidad tras la crisis. Igual que ese importante número de denuncias y sanciones que se difunden cada día sobre las violaciones del confinamiento. De poco sirve este esfuerzo si luego acabamos desembocando en una especie de amnistía por criterios políticos o por mero ‘buenismo’. No sería justo que los ciudadanos estén sufriendo esta auténtica oleada de intentos de estafa y que no se deriven consecuencias. No será admisible ni la inacción del Gobierno al tramitar las multas, ni mucho menos de la Justicia, a la que debemos exigir que nos defienda y proteja con un trabajo eficaz. Cuando las cosas lo permitan, los diferentes juzgados y tribunales deben avanzar en las demandas presentadas tanto por ciudadanos como por las distintas policías. La excepcionalidad no puede servir de cortapisa para que no caiga todo el peso de la ley sobre los que abusan, precisamente, de los que menos capacidad tienen de defenderse ante las viejas y las nuevas técnicas de estafa.

Editorial | Sin impunidad a los que buscan estafarnos en plena pandemia
Comentarios