miércoles. 08.02.2023

EDITORIAL | Marco estable para la caza por su gran relevancia en todos los órdenes

La permanente polémica en la que se ve envuelta la caza en Castilla y León no parece la situación idónea para una actividad que tiene efectos de primer orden en múltiples órdenes de la sociedad. La Junta apuesta en su nuevo proyecto por resaltar la importancia económica que tiene, con un impacto del 0,8% en el Producto Interior Bruto (PIB) de la Comunidad. Y también recuerda el problema que genera en la seguridad vial, con casi 8.300 accidentes de tráfico en cinco años.

La caza tiene que integrar la imprescindible protección de las especies. Y eso incluye una vigilancia sanitaria de las enfermedades. También debe tomarse en consideración el necesario control para evitar daños más allá de lo razonable a la cabaña ganadera, a la seguridad en todos los órdenes o incluso para sectores como el agrario. Pero, como en todo lo importante, hay que escuchar a los expertos y evitar tanto ruido generado por partidario y detractores, que enturbia esa vía media, la que habitualmente suele ser la mejor para cualquier asunto. Recientemente se difundió por parte de la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (UICN) un mensaje con su decisión de que catalogaba al conejo como especie en peligro de extinción. Seguro que en el Bierzo fueron muchos los que se debatieron entre sonreír o indignarse conocedores de las auténticas plagas que han sufrido y que han generado daños millonarios en el campo de la comarca.

La caza precisa una ley actualizada y eficaz. Que tenga en cuenta las necesidades reales. Y que acabe con tanta polémica e incertidumbre.

EDITORIAL | Marco estable para la caza por su gran relevancia en todos los órdenes
Comentarios