martes. 05.07.2022

EDITORIAL | Medidas urgentes antes de que sea demasiado tarde

La proliferación de las casas de apuestas en las calles y la facilidad de acceso al juego on line, que se difunde además con una publicidad cada vez más masiva que incita a enredarse en la espiral de las jugadas para probar una suerte que no suele llegar, pero que engancha, es una preocupación creciente a la que parece que en la práctica no puede ponerse coto. La normativa para intentar controlar el aumento de este tipo de establecimientos y webs, especialmente en lo que se refiere el acceso de los menores y los colectivos más vulnerables a estas propuestas, avanza a una velocidad que no alcanza la vitalidad con la que se ponen en marcha nuevos negocios. La rentabilidad parece evidente, a juzgar por el número de locales y páginas que se ponen en el mercado.

Ahora los partidos de la oposición parecen dispuestos a exigir al equipo de gobierno que modifique las normas urbanísticas para hacer efectiva la prohibición que estos negocios se ubiquen con excesiva proximidad; y sobre todo que abran sus puertas al lado de colegios o institutos, toda una provocación porque está demostrado que son una invitación a la ludopatía para los más jóvenes.

El debate sobre cómo afrontar esta peligrosa proliferación hace tiempo que tenía que estar sobre la mesa en el Ayuntamiento, como ha hecho ya el Procurador del Común. La propuesta de modificar el PGOU es una posibilidad, pero lo que está claro es que adopción de medidas efectivas no puede esperar más. Es mucho lo que está, precisamente, en juego.

EDITORIAL | Medidas urgentes antes de que sea demasiado tarde