sábado 27/2/21

Editorial | No será tan fácil: Las cicatrices del parón empiezan a aflorar con claridad

La provincia de León estrenó ayer una fase 3 en la que se hacen palpables los efectos dejados por el largo confinamiento decretado por la pandemia. Si alguien había pensado que el regreso iba a ser fácil y que las cosas se reactivarían por sí solas, con un paseo por las calles descubrirá que nos queda mucho camino por recorrer.

«Parece que trabajamos en Amazon, nos dedicamos a embalar pedidos hechos por internet». Esa es la queja generalizada en el comercio, que recibe un mínimo volumen de visitas, mientras la hostelería sigue al ralentí, con un cierto éxito de las terrazas, con una escasa presencia en las mesas interiores y con las barras fuera de uso según las normas que difundió este domingo la Junta.

El miedo que ata a muchas personas, el efecto prevención frenando el gasto y una creciente desconfianza sobre el presente y el futuro son unos ingredientes peligrosos para devolver la actividad a la economía. Las instituciones tienen que poner en marcha las cosas insuflando fuerza a las arterias, en un país en el que es sobradamente conocido que el papel de las pymes y los autónomos es clave.

El parón ha sido muy largo. Y el motor está dañado seriamente. Urge la puesta en marcha de iniciativas que tranquilicen a la población, que animen de verdad la economía y que faciliten un marco estable en el que la ciudadanía y las empresas pueden avanzar hacia una normalidad que cada día es más imprescindible. El Gobierno no transmite las mejores sensaciones para que avancemos en la autoconfianza necesaria.

,Texto

+Texto

GTexto

Editorial | No será tan fácil: Las cicatrices del parón empiezan a aflorar con claridad
Comentarios