viernes 3/12/21

EDITORIAL | Y ahora, ¿qué más hacemos?

El alcalde José Antonio Diez debe explicar a los ciudadanos sus planes. ¿Qué hacemos hoy para lograr la autonomía?

Nadie puede negar la existencia de un malestar en la sociedad hacia el centralismo que marca el día a día en las autonomías y de manera especial en las que presentan problemas de cohesión y de sentimiento de pertenencia, como es el caso de Castilla y León. Probablemente las cosas se habían tenido que hacer de otro modo, tanto en origen como en el desarrollo de esta Comunidad a la que estamos mucho más atados de lo que nos puede hacer pensar la moción aprobada en el Ayuntamiento de León.

El enésimo brindis al sol proleonesista, que protagoniza en este caso el equipo de gobierno municipal, sólo sirve para generar ruido y confusión entre la ciudadanía. Es un gesto populista, con mucho tufo a trampa política, porque los primeros que saben que no tiene ningún valor ni trascendencia, ni mucho menos recorrido político, son los miembros del PSOE que ayer levantaron la mano para exhibir un leonesismo sobre el que sólo cabe preguntarse una cosa: Y ahora, ¿qué hacemos?

La política tiene entre sus premisas la necesidad de ser responsables. Y lo ocurrido ayer en el Consistorio de San Marcelo fue todo lo contrario. Fue una especie de vuelta atrás en las casillas para recuperar la etapa del anterior alcalde socialista de León, Francisco Fernández, al que también le llegó su arrebato leonesista, quizá porque tenía en la memoria su etapa como vicepresidente de la Diputación en la que Agustín Turiel también se acogió a esa vía tan atractiva para intentar atraer votos. Pero lo cierto es que la realidad de la calles y de las urnas prueba que esa tentación precisa matices. Es innegable que siempre se escucha más al que da más voces. Y eso genera distorsiones. Ayer en la calle apenas medio centenar de personas mostraron el presunto ‘clamor’ de un leonesismo que últimamente ni siquiera se atreve a convocar manifestaciones al acumular fracasos evidentes. Y las urnas, verdadero dictamen ciudadano, ha dejado ese localismo —más o menos autonomista según la etapa— reducido a una mínima representación institucional que, eso sí, ahora se beneficia de la etapa de pluripartidismo para convertirse en bisagra en las instituciones sin apenas escaños.

El alcalde José Antonio Diez debe explicar a los ciudadanos sus planes. El PSOE ha dejado claro que no le va a apoyar en su deriva. Ni Ferraz, ni el autonómico ni el de León. Eso le empuja a perder el Ayuntamiento. ¿Cuáles serán los siguientes pasos? Dejar que pase el tiempo sin hacer nada probaría que todo era mero ‘postureo’. ¿Qué hacemos hoy para lograr la autonomía?

EDITORIAL | Y ahora, ¿qué más hacemos?
Comentarios