martes 20/10/20
La opinión de
Carlos Fidalgo
Carlos Fidalgo Periodista de la Edición Bierzo

Ocho días a la semana

Llevaba varios días sin salir de casa. Ni siquiera para bajar la basura. Aún tenía la nevera bastante llena después de la última compra...

La isla de Hart

Le llaman la isla de los muertos, porque allí entierran a los vagabundos de Nueva York. Pertenece al distrito del Bronx, al norte de una...

El grito

Edvar Munch fue un artista atormentado. Su madre murió cuando era niño. Igual que una de sus hermanas, enferma de tuberculosis. A otra...

Un doblar de campanas

Entró en París encaramado en un vehículo blindado bautizado con el nombre de Don Quichotte. A su lado circulaban otros half-track...

Latidos

Desde mi ventana veo las últimas huertas de Ponferrada. Las que dieron nombre al polígono del bloques de viviendas que ensanchó la...

Parque de la Concordia

Desde mi ventana veo el parque de la Concordia. Se oye el río Sil. A las ocho de la tarde suenan los aplausos en los bloques de...

Antivirales

No es el fin del mundo. Aunque las imágenes de las calles vacías de Wuhan, de los repartidores de comida rápida en las avenidas...

El jorobado Torroba

Los niños le llamaban el Paseo del Corro a ese lugar, un triángulo de tierra entre la carretera y un camino vecinal, «porque sabían que...

Los ojos de la oscuridad

El oficial de la marina mercante de los Estados Unidos Morgan Robertson escribió en 1898 una novela corta que tituló Futilidad o el...

Siete años sin tren

La tarde se enredaba en las vías. El sol aún no había cedido terreno a las sombras en las laderas del Alto Sil. Y los conductores que...

Nieve al sol

L eo en un poema que somos ángeles vagabundos. Peregrinos obsesionados con el viaje al infinito. Leo que somos constructores de...

En el cielo y en la tierra

En la fraga de Cecebre, en el bosque donde se esconde el bandido Fendetestas al acecho de los caminantes y de noche se pasea la Santa...

Las Casas de nunca acabar

De la Casa del Bosque, una gigantesca cúpula de cristal sostenida por una veintena de pilares metálicos en las afueras de Labaniego,...

El hombre que soñaba demasiado

El cine, dice Gonzalo Suárez, director de El detective y la muerte, es un intento inútil de detener el tiempo. El tiempo, explica en una...

La nobleza del vapor

CUARTO CRECIENTE | "Va siendo hora de que hierros tan venerables reciban el trato que merecen. No tanto, si quieren, por los nombres de alto copete que les pusieron, sino por los maquinistas, los fogoneros, los mineros también, y por todos los que se subieron alguna vez a sus vagones de pasajeros"

La guerra interminable

CUARTO CRECIENTE | Cuiden las formas y el lenguaje, señores diputados que agitan estos días el fantasma del apocalipsis. O empezaremos a pensar que son ustedes los que siguen en el monte

El revisor fantasma

Cuarto creciente | "Eran las once y media de la noche del 31 de diciembre de 1943 y un hombre de entre cuarenta y cincuenta años de edad, con una cesta y capote de ferroviario, se subió a su departamento y les dijo a los viajeros que en la estación y en los túneles de Torre había ocurrido un grave accidente"

El robo de La Mona Lisa

Se llamaba Vincenzo Peruggia y el 21 de agosto de 1911 entró en el Museo del Louvre vestido con un blusón de trabajo blanco, como el que...

Payasos

CUARTO CRECIENTE | Los tiempos cambian y los libros descienden de piso. Pero el que no se mueve de la esquina de la calle Goya con la del general que nadie recuerda es un payaso

Navidades futuras

Venecia se hunde, devorada por el mar. El acqua alta llena la plaza de San Marcos, humedece los suelos, las paredes, los cimientos de...