domingo 20/6/21

Tarsicio se abona al leonesismo

En la política española se comprueba fácilmente que las ‘muletas’ acaban siendo devoradas. El caso más reciente lo aporta Ciudadanos, que renegó a la posibilidad de alcanzar protagonismo y descarriló como pollo sin cabeza. No logró el sorpasso, como tampoco lo consiguió Podemos, que también acabó diluyéndose —a golpe de incoherencia e inconsistencia— mientras apuntalaba el Gobierno del socialista Sánchez.

En la política local hay infinidad de casos de esos bandazos que acaban dejando con las vergüenzas al aire a los pequeños partidos. Con la historia de la UPL y sus pactos a diestro y siniestro se podría hacer un manual. Aunque también hay que reconocer su capacidad para agarrarse al flotador cuando vienen tiempos complicados para mantenerse viva. Y al otro lado del Manzanal, al incombustible Tarsicio Caballo, parece que también le llegan esas ansias de ‘leonesismo’ oportunista. Él sí sabe lo que es irse para casa sin un hueco en el Ayuntamiento de Ponferrrada. Y aún así se aventura a convertirse en muleta de un gobierno PSOE-Podemos-CB con un serio problema por la duplicidad con la que se cobra el recibo de las basuras a los ponferradinos. A Carballo —el siempre abanderado de la rebaja de impuestos— se le avecinan tiempos complejos en el corto pero también en el largo plazo. El discurso de oposición y queja permanente es fácil. Pero enrolarse en un gobierno tocado suele llevar hacia la esquizofrenia política.

Al bercianista le toca parchear la crisis del PSOE en Ponferrada, esa misma que se extiende a León o Astorga. Son momentos de voces chirriantes, algo que en cierto modo se agradece en los partidos. Las cosas de la política no suelen interesar a los ciudadanos. Pero hay que admitir que resulta positivo que se generen, al menos para activar el electrocardiograma, como la actual batalla dentro del PP leonés.

Lo único que hay que pedir a unos y a otros es que circulen con las ventanillas bajadas y con los seguros puestos para que no se cuelen oportunistas en un despiste. Existen demasiados precedentes y por lo visto en las últimas jornadas algunos de los peperos que buscan salir a flote como los corchos en cualquier ocasión que se presenten se posicionan por si alguien pide una tercera vía.

Tarsicio se abona al leonesismo
Comentarios