martes. 28.06.2022

El triunfo del equipo sobre las estrellas

Los compañeros de Deportes han desempolvado la hemeroteca para rescatar uno de los grandes logros del deporte leonés. Se cumplen hoy exactamente 15 años desde el segundo y último ascenso de Baloncesto León a la ACB. Esta columna lleva exactamente el mismo título que usó un servidor en la crónica del partido en el que los de Gustavo Aranzana se imponían al todopoderoso Zaragoza. «El triunfo del equipo sobre las estrellas».

Cuando el mítico Elosúa tocó también cielo uno andaba lejos de estas tierras pero percibió los ecos de un episodio que cambió el deporte y quizá la sociedad local. Los domingos se abandonó el Rastro por la visita al Palacio de Deportes, al que acudían familias enteras para seguir a un equipo que se paseó por Europa y desafió a los grandes, hasta el punto de que se alteraron las normas sobre la marcha durante una liga para evitar que su jaque a Madrid y Barça desembocase en una quiebra del establishment.

Pero aquellas son batallas lejanas y probablemente serían bien distintas si la llegada de las siempre cuestionadas sociedades anónimas deportivas no acabase entregando la propiedad del equipo a las instituciones públicas.

La historia de Baloncesto León hace buena la fórmula del «entre todos lo mataron y él solo se murió». Fue víctima de todo tipo de usos y manipulaciones políticas, y en la noche de aquel 26 de mayo de 2007 se tuvo que celebrar el segundo ascenso a la ACB con la boca pequeña. Era sábado y al día siguiente había elecciones locales y autonómicas. Por ello, nadie recibió al equipo ni se asomó al balcón para celebrarlo. Para colmo tocó cambió de tercio en el viejo edificio de Poridad —como le llaman los veteranos al Consistorio de San Marcelo—. Se tuvo que incluso negociar un pacto entre los partidos para tramitar el ascenso mientras el Ayuntamiento configuraba su nueva Corporación. Una especie de merienda interna mientras puertas afuera se seguía aparentando el odio.

Y ahí fue fundamental el papel de la dirección del equipo. Trabajando con discreción. Como lo había hecho en la pista una plantilla que remontó una serie que perdía 2-1 con una ciudad como Zaragoza, todopoderosa en dinero, que desmontó amargamente el escenario preparado para celebrar el ascenso...

El triunfo del equipo sobre las estrellas
Comentarios