miércoles. 06.07.2022

No hay derecho a morir pagando

Porque el Sistema Nacional de Salud, de titularidad pública, lo pagamos entre todos con diferentes tipos de impuestos. El librillo ese inservible en el que todo queda siempre en papel mojado lo expone en su artículo 41, donde deja bien claro que «los poderes públicos mantendrán un régimen público de Seguridad Social para todos los ciudadanos que garantice la asistencia y prestaciones sociales suficientes ante situaciones de necesidad[...]». Y, ¿qué necesidad es mayor que la de la lucha contra el cáncer? Por favor... Sonia Sainz-Maza falleció por un cáncer de colon pero la mató la nueva Sanidad, que con su indiferencia, sus miedos a contagiarse o su poca empatía y ética profesional, la dejó agonizando durante meses, desarrollando un tumor sin tan si quiera explorarla o atenderla presencialmente una sola vez. «Mi hermana se ha estado muriendo al otro lado de un teléfono». Sin palabras el dolor padecido en la familia de Espinosa de los Monteros.

Seguro que hay miles de mujeres y hombres que padecen síntomas, afecciones y enfermedades severas, que tampoco están recibiendo, por parte de sus médicos, la atención que les corresponde. Seguro que es muy cómodo y resguardado atender por la vía telemática... Pero tal y como ha funcionado la responsabilidad ciudadana en esta pandemia, no tiene sentido alguno que los pacientes más graves no puedan acudir a una consulta ni recibirla en casa. Tampoco se entiende esa ley no escrita por la que cada vez que un profesional te manda al especialista que puede solucionar tus problemas de salud, el matasanos en cuestión pierde riñón y medio, el ojo izquierdo y un tercio del pulmón. Estarán muy liados, ahora, los especialistas, y los médicos de familia.

Como de costumbre, la autoridad administrativa responsable llega tarde. A título póstumo ha dicho la consejera de Sanidad de Castilla y León, Verónica Casado, que van a investigar los pormenores del caso. ¿De qué vale ahora? ¿De qué vale ahora pedir disculpas? ¿De qué vale ahora que Igea diga que comprende las protestas de la sanidad rural y que anunciará medidas pronto? Lo que necesitan los ciudadanos se consigue con una actitud proactiva por parte de la administración en la gestión sanitaria, y con millones de euros de inversión, no con declaraciones vanas que con el paso de los días quedarán, como eso esas letras del artículo 41, en papel mojado. Leoneses de más de cincuenta localidades de la provincia salieron el sábado a sus consultorios para mostrar su hartazgo, protestar por la precariedad y reclamar un servicio digno. O la propia dignidad humana. Porque en cualquiera de esas concentraciones podría haber estado Sonia si la atrocidad y la injusticia no hubieran llamado a la puerta de su pequeño pueblo de Burgos. Porque no hay derecho a morir pagando.

No hay derecho a morir pagando
Comentarios