lunes 01.06.2020

La verdad existía

Toda la propaganda de guerra, todos los gritos, mentiras y odio, provienen invariablemente de gente que no está peleando». La frase de Orwell es muy esclarecedora para entender lo que pasa. Asistimos a la madrugada de un mundo nuevo sin ser conscientes de que no habrá ángeles en el cielo ni ruido de tambores; sólo calma antes del silencio total. El confinamiento nos impide prever lo que estamos a punto de vivir. De momento, los más privilegiados se sienten seguros entre las paredes de su intimidad y piensan que los balcones de cada tarde son el único lugar de intemperie y que la seguridad regresa cuando se cierran. Pero en las guerras, la primera víctima es siempre la verdad, aunque la postmodernidad nos haya convencido de que el relativismo nos ayuda a tolerarnos a nosotros mismos. La vida ha sido fácil. Nos hemos sacudido la culpa hasta adoptar el papel de víctimas para huir de la responsabilidad.

Lean El maleficio. Les ayudará a entender lo que nos pasa. Herman Broch describe el comienzo del nazismo cuando nadie creía que el fascismo era una posibilidad. Exilio interior. Eso es lo que estamos a punto de vivir una vez más. A pesar de la narcotización a la que el progreso nos condujo –el opio se termina y sólo unos privilegiados tendrán la posibilidad de seguir dormidos- ahora sí podemos citar a Monterroso: nos hemos despertado y el dinosaurio sigue aquí. Nunca se fue ¿no creen? La verdad existe. Más allá de la complacencia, más alla de las conveniencias y los intereses de todos esos que agitan la propaganda porque saben que no están ni estarán nunca en la trinchera de la historia, hay evidencias que el confinamiento del progreso nos devuelve como un boomerang: a veces, la voluntad no basta, a veces todo lo que en la vida nos parecía una certeza se marchita y envejece.

Que cada uno mire en su interior para evitar ser parte de la propaganda: "Cuidado con mi parcialidad, mis errores factuales y la deformación que inevitablemente produce el que yo sólo haya podido ver una parte de los hechos".

La verdad existía
Comentarios