sábado 27/2/21

Las quintas

Cierran los bares porque les tienen más miedo a los macarras que se quitan la mascarilla para fumar y gritar que a los trabajadores que regentan la economía de esta ciudad. Porque todo el mundo sabe dónde se celebran los botellones, quiénes son los patanes que presumen de desembozarse para mostrarnos su desagradable falta de respeto y qué calles hay que evitar según la hora del día. Todos lo saben, pero es más fácil prohibir. Prohibir es lo que hacen los gobernantes cuando no se atreven a ejercer la responsabilidad a la que están obligados por la Constitución. Porque puede que esto de mantenernos en alerta durante toda la vida salve alguna que otra vida, pero vivir sin vivir es, eso mismo, no vivir. ¿No defienden la democracia asamblearia? Pues a votar. Vamos a ver cuántos votan por convertirse en beneficiarios de las quintas. ¿Saben lo que son? Las quintas eran el pago que los ricos hacían para que los pobres ocuparan su lugar en las guerras. Es decir, eran el privilegio para que otro muriera en tu lugar.

Algo así está pasando ahora con todo esto. Las quintas se llaman ahora Ingreso Mínimo Vital, o Renta garantizada de Ciudadanía. Hay una clase a la que no se prohibirá trabajar y otra a la que se condenará a disfrutar de una vida sin obligaciones y con subsidios. Nada es diferente aunque hayan pasado cien años y nada cambiará. Los muertos del monte Arruit son ahora los propietarios de bares, los camareros, los ancianos a los que prohíben salir de sus habitaciones en las residencias, de todos los que perderán el trabajo porque los empresarios ya no pueden más, porque los Ertes imponen también el sistema de quintas y aquí unos son más iguales que otros. No es lo mismo un autónomo invisible que aquellos que pueden chillar más. ¡Ojo! nuestra obligación es chillar porque no nos han dejado más expectativas que el grito de la desesperación.

Las quintas nos aguardan y las familias volverán a decir adiós a los hijos en edad de luchar en cualquier monte de piedad. Aunque sea del Estado.

Las quintas
Comentarios