jueves 09.07.2020

Tierra de Libertades

Ha escrito Rogelio Blanco un libro fundamental. Se titula Tierra de Libertades y, como pueden imaginarse, habla de León. Hace años, Rogelio fue el artífice de una serie de reportajes en los que varios eruditos reflexionaban sobre personalidades cuyo carácter irreverente les había dejado en una esquina de la historia. La colección se tituló Heterodoxos leoneses. No está mal como contestación a Menéndez Pelayo y su ortodoxia hispana. En esta sección que cada domingo publicaba El Filandón aparecieron grandes disidentes, hombres valientes cuyo sentido de la honestidad personal les llevó a enfrentarse a la sociedad. Traidores, guerrilleros, políticos liberales, millonarios, curas humanistas, rebeldes, herejes, disidentes... Puede que por eso León no salga del bucle en el que ha estado relegado en los últimos cien años. Y, sin embargo, como el que fuera director general del Libro, Archivos y Bibliotecas, su vida y su derrota contribuyeron a hacer de España un lugar más libre, más tolerante, más culto, mejor.

No es por casualidad que la cita que abre la investigación sea de Chesterton: «Uno de los extremos más necesarios y olvidados en relación con esa novela llamada historia es el hecho de que nunca está del todo contada ni concluida». Eso es precisamente lo que le ocurre a España, que le falta la biografía de León para progresar.

Rogelio Blanco es uno de esos heterodoxos, un calificativo bajo el que se cobijan siempre los más valientes, los más libres y, sí, los mejores. En estos días tristes no estaría de más que volviéramos los ojos hacia todos los que decidieron que era mejor perder que abandonar la voluntad. Siempre es más fácil dejar que las emociones nos orienten hacia los extremos, pero la historia del Viejo Reino nos demuestra que para que haya justicia tiene que reinar la idea básica de que la libertad es siempre la libertad del otro. La primera vez que supe de la palabra matria se la escuché a Rogelio. Fue León el que hizo posible que la democracia, a pesar de todos nuestros intentos, se haya convertido en una certeza.

Tierra de Libertades
Comentarios