sábado 28/5/22

Villalar y más

Estamos en el mundo de la simulación, la propaganda y la mentira. No más, PP y Vox, Mañueco y Gallardo, que han anunciado una rebaja de impuestos de no sé cuantos millones de euros que en realidad se quedará en una ganancia mensual de 5,16. Nos da para pagar dos o tres horas de luz, que no está mal. Los anuncios falsarios demuestran que los políticos piensan que todos ustedes son tan naif como para creer que lo que alguna vez han dicho es cierto. Recuerden: 5,16 euros al mes, apenas 60 al año, que supone rebajar en medio punto el IRPF para las rentas que se encuentran en el mínimo autonómico, gente rica, como ellos, que vienen a la política a perder dinero. Eso ya lo dijo Eduardo Morán, casi al mismo tiempo que aseguraba que a cabezón no le ganaba nadie. Por eso ha roto a testarazos la mesa por León y se escandaliza con el paro anunciado por los sindicatos. Ha dejado a Humildad Rodríguez con todos los proyectos presupuestados y licitados, y eso a pesar de que Juan Carlos Suárez Quiñones acusa al ministerio de bloquear Torneros y el Sepes le contesta que sois vosotros los que paralizáis la plataforma logística.

Carlos Pollán anuncia el final de una celebración en las Cortes que ya no se festejaba y se pone estupendo antes de anunciar que no cuenten con él en la campa de Villalar, que es la fiesta más casposa de toda España. Si el presidente de las Cortes quiere cumplir con lo prometido, lo único que tiene que hacer es acabar con la Fundación de Castilla y León —uno de los cientos de chiringuitos que Vox prometió clausurar— y trancar con llave la cosa autonómica. Con dos vueltas y candado.

Lo demás no es más que fuegos de artificio, un intento de tener al personal entretenido con falsas polémicas y luchas ficticias que lo único que demuestran es que en Valladolid hay poco trabajo, que en realidad son los funcionarios los que hacen que la máquina no se detenga y las cosas, bien que mal, vayan saliendo. No es que vengan a perder dinero, es que son ellos los que nos lo hacen perder a los demás.

Villalar y más
Comentarios