miércoles 25/5/22

Editorial | Un primer paso necesario hacia la movilidad verde que exige Europa

Cumplir el objetivo marcado por la Unión Europea, que exige alcanzar en 2050 la neutralidad climática y la transformación de la economía a partir de la generalización del uso de energías renovables, obligará a las ciudades a buscar soluciones ingeniosas para la movilidad urbana. En esa líneas, la ciudad de León está decidida a dar de manera inmediata un primer paso que afectará a la flota de vehículos municipales. El plan ya trazado es no renovar los 125 que prestan servicio en distintas áreas, incluidos también los que usen los miembros de la corporación y técnicos para viajes de trabajo.

El sistema conocido como carsharing permite alquiler vehículos por tiempo limitado y siempre eléctricos. La duda es si el alquiler es la mejor fórmula y si no sería más razonable la compra. Hemos asistido ya a demasiados errores de ese tipo. Sin ir más lejos, los realizados históricamente por la Junta, e incluso por Renfe, ocupando inmuebles ajenos para acabar concentrando servicios en espacios propios. Parece más una idea de cara a la galería que a la larga quizá tenga un mayor coste que la adquisición.

No obstante, ese avance hacia la economía y la movilidad verdes enlaza con el proyecto, también en fase de definición y con los fondos Next Generation de la UE como soporte financiero, de convertir el viejo Mercado de Ganados en lo que la Mancomunidad Urbana de León y su Alfoz ha definido como «ciudad del transporte», un área de servicios globales que incluye una hidrogenera conectada a la futura planta de La Robla. Es evidente que, incluso a corto plazo, la electrificación parcial tomará el relevo a los motores de combustión para dejar paso a la electrificación de los parques móviles. Y es que no sólo deberán cumplirse los objetivos climáticos y de salud, sino también las nuevas necesidades de transporte de los ciudadanos y de las empresas.

La movilidad eléctrica deberá estar preparada para ese gran momento que las autoridades europeos han situado en el horizonte temporal de 2050. Avanzar hacia una sociedad más limpia y saludable, capaz de proporcionar una experiencia de vida diaria más confortable, es el gran reto que debe ser asumido por todos, los ciudadanos a nivel particular incluidos. Pero es a las administraciones a las que se les exigirá ir un paso por delante marcando siempre el camino a seguir.

Editorial | Un primer paso necesario hacia la movilidad verde que exige Europa