viernes 27/11/20

Editorial | Alarmas lógicas por el silencio que envuelve la Mesa por León

La cronología vivida desde que en febrero unas 80.000 personas salieron a las calles para reclamar alternativas e inversiones que sirviesen para paliar el progresivo deterioro de la provincia de León no deja lugar a dudas. Han pasado nueve largos meses y sólo cuando la presión ha sido notable se han convocado esas esporádicas reuniones de un organismo lastrado desde el primer momento por incontables dudas, tanto en su estructura como en sus intenciones. Lo cierto es que en plena tramitación de los Presupuestos Generales del Estado la gestión de la Mesa por León queda claramente al margen, como ya se denuncia desde distintos frentes. Y lo peor es que esos Presupuestos pueden arrastrarse durante varios ejercicios a la vista de las complicaciones que ha tenido el Gobierno de Pedro Sánchez para sacarlos adelante, tras las sucesivas prórrogas a los diseñados por Mariano Rajoy y Cristóbal Montoro, que curiosamente recibieron el último parabién parlamentario con el presidente socialista ya en La Moncloa.

La patronal habla de abandono y los sindicatos reclaman una convocatoria urgente. Pero lo cierto es que la propia identidad de la Mesa parece condena a malvivir sin grandes alardes reivindicativos cuando su convocatoria queda en manos del máximo representante del Gobierno en la Comunidad. Las experiencias pasadas no invitaban al optimismo y quizá ahora todo apunte a un nuevo fracaso si la sociedad deja que se vayan diluyendo unas reivindicaciones lógicas, razonables e inaplazables.

,Texto

+Texto

GTexto

Editorial | Alarmas lógicas por el silencio que envuelve la Mesa por León