sábado 5/12/20

Editorial | El caso de éxito de la nueva minería

Una nueva minería con futuro, construida sobre las bases, empresariales, laborales y minerales, de la industria del carbón perdida. Es el objetivo en el que lleva trabajando en sus primeros tres años de vida el Centro Internacional de Materiales Avanzados y Materias Primas, Icamcy. Esta semana ha defendido en varios foros organizados por la Comisión Europea sobre la Transición Justa y sobre los ecosistemas innovadores impulsados por los clústeres el potencial de León no sólo en la explotación de minerales estratégicos para el autoabastecimiento de la industria tecnológica de la UE, que liberaría a la unión de la dependencia y tiranía de los suministros asiáticos; sino las posibilidades de transformación de la antigua industria minera en una sostenible y con posibilidades de futuro.

La minería tal y como se entendía hasta hace algo más de un año no volverá, ni sus volúmenes de empleo ni probablemente su facturación. Pero organismos como Icamcyl han sentado su base en el Parque Tecnológico de León, están participados por empresas privadas locales y tienen en su ADN la colaboración público-privada, que es la base de las inversiones con futuro en el momento actual.

Al marco de ayudas para la denominada ‘transición justa’ de las regiones europeas del carbón se suma ahora el multimillonario fondo de recuperación establecido como salvavidas para la actividad económica general lastrada por la covid. A efectos prácticos para las comarcas mineras leonesas, una posibilidad de acceder a un volumen de fondos públicos como nunca se había planteado, que pueden estructurar un proyecto de futuro para las cuencas.

Esta vez el dinero sólo llegará con proyectos innovadores y solventes, en sinergia con propuestas de otras regiones europeas. Capaces de sacudirse la caspa de dinámicas económicas y sociales anteriores. Las comarcas mineras, y con ellas toda la provincia, tienen un futuro ahí. Y herramientas muy enraizadas en los entramados financieros europeos como Icamcyl para lograrlo. Sólo se requiere sólido respaldo público local y seriedad e implicación empresarial. ¿Será posible esta vez?

Editorial | El caso de éxito de la nueva minería