viernes 18/6/21

Editorial | El Crucero prueba, como la Variante, el retraso atroz que siempre sufre León

El máximo responsable de UGT Castilla y León, Faustino Temprano, planteaba ayer en su visita a la ciudad que 2021 tiene que ser fundamental para la llegada de nuevos proyectos a esta provincia. Centraba su mirada en la Mesa por León, y la señalaba como una fórmula en la que no caben más dilaciones. De algún modo ponía voz a lo que es un clamor, el ingente retraso con el que llegan las cosas a esta tierra. Un buen ejemplo es todo lo que tiene que ver con el tren. El que está llamado a ser el transporte fundamental del futuro plantea serios desequilibrios y por qué no decirlo, bastantes agravios.

El próximo jueves, día 18, se cumplen diez años desde el cierre del paso a nivel del Crucero. Desde entonces, el ferrocarril ha vivido una situación de precariedad marcada por la estación llamada de fondo de saco. Un retraso que de algún modo repite lo sucedido en la Variante de Pajares, en la que con tiempos mayores ni siquiera existe una fecha para su apertura.

La relevancia que tienen las infraestructuras para conseguir que una tierra sea competitiva y atractiva resulta evidente. Al tapón de la estación de fondo de saco y al atasco perenne en Pajares se une la indefinición del arreglo del Manzanal en el acceso a Galicia.

Sin duda la presencia en los Presupuestos del Estado marca la realidad de cada territorio. A León le toca escuchar demasiadas veces que el dinero ya llegará para poner en marcha y avanzar las obras. Pero la realidad es que aquí todo sigue al ritmo de los trenes de vapor del siglo XIX.

,Texto

+Texto

GTexto

Editorial | El Crucero prueba, como la Variante, el retraso atroz que siempre sufre León