jueves 19/5/22

Editorial | La deuda con León, en el compromiso de los discursos como presidentes

Compromisos para León, desde el Gobierno de la Junta y desde el Ejecutivo central, ese fue el mensaje lanzado ayer en la clausura del congreso autonómico del PP. Tanto el presidente nacional del partido, Pablo Casado, como el reelegido presidente autonómico, Alfonso Fernández Mañueco, desgranaron toda una serie de medidas en forma de programa de gobierno que da por sentado que el primero acabará con el mandato de Pedro Sánchez y el segundo revalidará su cargo al frente de la Junta, pero esta vez para gobernar en solitario.

Casado hizo repaso de los principales proyectos que se anotan en el debe a la provincia, para los que anunció un impulso desde Moncloa con los fondos europeos de recuperación. Las infraestructuras olvidadas y los criterios de financiación son sus principales bazas para captar la esperanza de los compromisarios populares, y trasladarla a la ciudadanía.

Está claro que los principales problemas de la tierra están bien identificados. Los líderes del PP y los del PSOE utilizan argumentos similares para dibujar su propuesta electoral

Por su parte Fernández Mañueco, que revalida su liderazgo en el partido con un apoyo prácticamente unánime, argumenta su discurso electoral de cara al próximo día 13 sobre la base de la rebaja impositiva y los incentivos para impulsar la actividad y fijar población en el medio rural. Un «mimo» a los pueblos que exige también desde la política nacional. Rebaja en el tramo autonómico del IRPF, deducciones al medio rural y beneficios fiscales y a los autónomos son las principales líneas de esta propuesta política, junto con un cheque bebé.

Está claro que los principales problemas de la tierra están bien identificados. Argumentos muy similares utilizó el candidato del PSOE a la Junta, Luis Tudanca, durante la visita del ministro de Presidencia, Félix Bolaños, al Bierzo. Medio rural, sanidad, empleo, reindustrialización y agricultura son los sectores en los que promete mayor empeño si las urnas deciden el cambio político en el Gobierno autonómico. Habrá que ver en qué medidas se concretan estas líneas políticas.

Queda menos de un mes para decidir qué rumbo tomará Castilla y León, y con él, el resultado de la apuesta de Casado para asentar desde su tierra el ansiado asalto a la Moncloa.

Editorial | La deuda con León, en el compromiso de los discursos como presidentes
Comentarios