sábado 28/5/22

Editorial | Duro abandono desde Unicaja

Unicaja está dilapidando la jugosa herencia que consiguió al hacerse con el control de Caja España, que surgió desde la antigua Caja León. De la extensa red de sucursales, de la capacidad de creación de riqueza, de su ingente obra social y cultural... de tantos beneficios que impulsó a lo largo y ancho de la provincia se está pasando de manera drástica a una reducción a la mínima expresión, en atención al ciudadano, en empleo y en impulso a las familias y empresas locales. Ahora se anuncia el cierre de otras ocho oficinas. Daño directo al mundo rural, a los puestos de trabajo que permanentemente se reducen en la entidad, y a una provincia necesitada de lo que en su momento se denominó el ‘músculo financiero’. El abandono de Unicaja ya empieza a recibir la penalización de muchos ciudadanos e incluso de ayuntamientos que se niegan a financiar a quien da la espalda a esta tierra.

Editorial | Duro abandono desde Unicaja