sábado 21/5/22

Editorial | Efectos también comunitarios de la dura alza de los combustibles

El incremento de los precios de la energía plantea también problemas a nivel comunitario. A la temida incapacidad de las familias para atender las facturas de luz y calefacción se une ahora el conflicto que supone la subida, también de manera drástica, que han sufrido los combustibles, complicando el uso de medios de transporte que en muchas ocasiones resulta imprescindible para la vida cotidiana. Y las comunidades de viviendas también empiezan a tener problemas derivados de la acumulación de impagos por los propietarios de pisos.

La situación económica avanza cada día que pasa hacia una expansión de sus daños en un campo mayor de personas. El informe de Cáritas difundido esta semana cifraba en once millones las personas que sufren exclusión social. Se genera un incremento de tres puntos en la pobreza relativa hasta afectar al 24% de los residentes en España. Y la severa crece en casi dos puntos, hasta el 11,2%, comparado con datos de 2019 previos al covid.

Con este panorama, resulta alarmante el intento de la propaganda gubernamental para vender que las cosas van bien. La crisis derivada de la parálisis económica del covid ha venido a agravar unos desequilibrios estructurales que nunca se han podido o sabido paliar.

Editorial | Efectos también comunitarios de la dura alza de los combustibles