viernes 16/4/21

Esperanzador plan estratégico con la Diputación como eje central de futuro

El pesimismo y el derrotismo son las peores recetas en estos momentos para conseguir invertir las tendencias. La situación es extremadamente complicada, más aún si cabe por las heridas abiertas por la crisis del coronavirus. Pero hay que mirar hacia adelante, incluso aparcando las críticas por el retraso con el que se ha reactivado la Mesa por el Futuro de León. Se abre un nuevo tiempo y como tal debe valorarse. Eso sí, con los papeles mucho más definidos desde ayer. Con un doble liderazgo. El personal de la catedrática Humildad Rodríguez y el institucional, con la Diputación facilitando su capacidad de gestión y la dilatada experiencia de sus departamento en la tramitación de todo tipo de iniciativas, documentos y solicitudes de ayudas.

La Diputación es, sin duda, la institución que mejor acapara la identificación ciudadana en la provincia. Muchos presidentes han reconocido a lo largo de su historia la singular vinculación que se palpa en las gentes, las entidades y las administraciones locales, cuando se recorren los pueblos. De algún modo acapara y refleja esa identidad leonesa que está fuera de toda duda, y que resulta imprescindible preservar como un legado milenario, al que es posible dotar de una formulación más útil, como medio de unidad para defender un futuro para estas tierras largamente castigadas por el olvido institucional.

Ahora la hoja de ruta está trazada y se conocen los pilotos de una aventura en la que es imprescindible un pilar: la unanimidad

Ahora la hoja de ruta está trazada, y se conocen los pilotos de una aventura en la que parece imprescindible un pilar que ayer se hizo evidente: todo se aprobó por unanimidad.

La Mesa por el Futuro de León ya no tiene vuelta atrás. Puede ser una herramienta que ayude a cambiar las cosas o directamente entrar en la crónica negra de tantos fracasos reiterados porque se aliaron la desgana derrotista, los intereses antepuestos o la falta de capacidad, sobre la que también es posible escribir relatos interesantes en la historia presente y pasada de esta provincia.

El compromiso expresado ayer por todos los partidos políticos a través de las instituciones en las que gobiernan no puede decaer. La sociedad no se lo perdonará. Será muy importante respetar a esos 80.000 leoneses que en las calles, allá por febrero, fueron el detonante de todo esto.

,Texto

+Texto

GTexto

Esperanzador plan estratégico con la Diputación como eje central de futuro
Comentarios