martes 20/4/21

Editorial | La falta de unidad en apoyo del centro de ciberseguridad retrata a la clase política

Lejos de alcanzar una posición unánime para defender la propuesta de León como sede del Centro Europeo de Ciberseguridad, lo ocurrido ayer entre los partidos políticos a propósito de este asunto sólo puede alejar la posibilidad de que la vieja estación de tren albergue finalmente ese proyecto defendido por el Gobierno y por el que compite con otras seis candidaturas.

A la reunión supuestamente convocada en las Cortes de Castilla y León por el vicepresidente, portavoz y consejero de la Junta, Francisco Igea, sólo acudieron representantes de los grupos parlamentarios del Partido Popular y Ciudadanos, porque los demás no fueron convocados, aseguran unos, o al menos no de la manera que debería hacerse, según otros. El despropósito, atribuible a todos los partidos, alcanza mayores dimensiones a la vista —y una vez leído detenidamente—, del llamado Dossier de la candidatura de León como sede del Cento Europeo de Competencia Industrial, Tecnológica y de Investigación en Ciberseguridad. Desplegado en 68 páginas y once capítulos, no aporta nada nuevo, ya que es un copia-pega de distintos argumentarios de la campaña de promoción turística de la ciudad, informes del Incibe e incluso notas de prensa de la propia Junta de Castilla y León. Es algo que en realidad no tendría mayor importancia si no fuera porque revela el escaso interés por la candidatura y la mínima voluntad de trabajar por ella.

La situación retrata a toda la clase política, sin excepciones, y demuestra una vez más que nuestros representantes en esas y otras instancias no están a la altura de las legítimas exigencias de los ciudadanos y de sus expectativas en la lucha por el desarrollo de esta provincia, para la que ese centro es de excepcional importancia.

Editorial | La falta de unidad en apoyo del centro de ciberseguridad retrata a la clase...