miércoles. 17.08.2022

Editorial | El Gobierno pone en solfa la igualdad

El descontento se instaló cursos atrás entre el alumnado leonés por esa España de varias velocidades, también en los criterios formativos, el nivel y la exigencia en la prueba de la Ebau. Ahora, llega a las esferas políticas y a las mesas sectoriales que comparten el Gobierno de España y las comunidades autónomas. Los cambios van a llegar de sopetón, con un año de transición, en contra de los criterios que defiende, entre otros, Castilla y León, que observa diferencias con el planteamiento que la ministra de Educación, Pilar Alegría, esbozó ayer sobre el filtro de paso de los bachilleres a los estudios universitarios. Los mismos afectados, los alumnos leoneses, pueden cuantificar en sus propias carnes cuántos proyectos de vida se han quedado frustrados en el acceso a la Universidad por causa de esta normativa que trata con diferente vara de medir el esfuerzo y los contenidos exigidos según se trate de una u otra comunidad autónoma en la que se curse el bachillerato, y se pase el examen selectivo. La consejera Rocío Lucas criticó con dureza la propuesta del Gobierno de la nueva Ebau, que recorta el nivel y añade una prueba de madurez, con pinta de subjetiva, para abrir el paso a los estudios universitarios. El principio de igualdad salta por los aires.

Editorial | El Gobierno pone en solfa la igualdad