domingo 15.09.2019

La guerra comercial de Trump castiga con dureza a la economía provincial

La escalada de la guerra comercial desatada por el presidente estadounidense Donald Trump contra China amenaza no sólo con infligir un fuerte golpe a la economía de su país. Las consecuencias van más allá, porque ese nuevo frente se sumará a la recesión que sin duda afectará a todo el mundo, debilitando aún más la dubitativa confianza empresarial e incluso afectando al optimismo de los consumidores. Si a nivel general nada bueno puede surgir de estos nuevos aranceles y de las represalias resultantes, para la economía leonesa las consecuencias directas son realmente preocupantes para sectores como el agroalimentario, pero también para la maquinaria y motores que se comercializan a Estados Unidos (12,8 millones de euros en los cinco primeros meses del año), la ropa, por efecto de la plataforma logística de Inditex (9,4), el material eléctrico (4) y los productos farmacéuticos (3,8).

 

Si para el balance comercial de la provincia el cierre de Vestas había supuesto un duro varapalo al caer sus ventas al mercado norteamericano en 8,6 millones en los cinco primeros meses del año respecto al mismo periodo del anterior —casi 46 en la suma de todos—, para el sector vinícola, especialmente para el Bierzo, el enfriamiento de la economía es realmente catastrófico precisamente en un momento en el que las exportaciones se habían duplicado hasta el pasado mes de mayo (1,7 millones de euros).

 

Es evidente que cualquier barrera al flujo comercial con Estados Unidos tendrá un efecto dominó, porque no sólo afecta a los consumidores de ese país, sino que además pone en peligro la inversión y el empleo, y en general frenando el progreso económico, sobre todo en sectores en proceso de desarrollo en los que debe asentarse el futuro de la economía provincial.

La guerra comercial de Trump castiga con dureza a la economía provincial