viernes. 01.07.2022

Editorial | Siete largos años de espera para el CRC de León

El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana viajará el jueves a León para dotar finalmente del contenido para el que fue concebido al Centro de Regulación y Control (CRC) del AVE. Un flamante edificio que lleva siete años abierto físicamente, en el que se han realizado importantes inversiones para que cuente con una dotación tecnológica de primer nivel pero que ha vivido todo este tiempo en una especie de limbo de competencias, sin ejercer aquellas para las que está previsto.

La visita de José Luis Ábalos pondrá en marcha el centro multi red, que permitirá gobernar desde una misma sala de control tres nodos de gestión centralizados, que corresponden a las redes de alta velocidad, convencional y red de ancho métrico. Todo ello de forma simultánea, lo que le convierte en uno de los centros de control del tráfico ferroviario punteros del país y el primero de estas características.

En total, el CRC ubicado junto a la estación de Adif controlará 1.200 kilómetros de infraestructura ferroviaria; y para lograrlo se han invertido casi 21 millones de euros.

El centro se presentó en su día como un nudo de control para la circulación de la alta velocidad en todo el noroeste del país, aunque durante siete largos años, a pesar de las sucesivas adjudicaciones que fueron dotándolo de la tecnología necesaria, como por ejemplo el avanzado sistema Da Vinci, no ha llegado realmente a cumplir este cometido.

Ahora la comprometida descentralización de los servicios de control desde Madrid comienza a tomar forma, y el edificio de León podrá cumplir al fin su función.

Editorial | Siete largos años de espera para el CRC de León