domingo 29/11/20

León debe ganarse una posición que lance su desarrollo logístico

El mapa que representa de manera más visible los principales proyectos logísticos que están en marcha o en fase de desarrollo, ya sea por iniciativa pública o privada —esencialmente Madrid, Barcelona, Zaragoza, Valencia, Málaga, Sevilla y Bilbao—, deja vacío un enorme hueco en el cuadrante noroeste de la península. Ese déficit de infraestructuras, que es general y es la consecuencia de la falta de inversiones por parte de los sucesivos gobiernos, debería suponer ahora una oportunidad histórica para la provincia. Lo sería por la escasez de plataformas en todo ese amplio territorio y por su privilegiada ubicación en el cruce de los ejes vertical y horizontal sobre el trazado de las grandes comunicaciones por carretera y ferrocarril, la proximidad de varios puertos y el futuro enlace, si por fin llega a concretarse, con el Corredor Atlántico.

Supondría, en primer lugar, una magnífica conquista para un sector que emplea en León a siete mil personas y desenvuelve su actividad a través de seiscientas empresas. Pero lo sería en general para toda la provincia, cuyas posibilidades de desarrollo pasan esencialmente por la concreción del proyecto de plataforma logística y ferroviaria de Torneros. La posición adoptada por Renfe no anuncia lo mejor, pese a ese primer paso dado por el ministerio para la redacción del proyecto de urbanización parcial.

Y menos aún la posición del Gobierno, que da un plazo de ejecución del proyecto de urbanización de 32 meses cuando en realidad se hace en cuatro. Es decir, no tiene voluntad de hacerlo y su anuncio no pasa de ser una farsa. En esa situación no vale acomodarse en el conformismo como sociedad y tampoco pueden seguir de brazos cruzados a quienes tienen el deber de dar voz a las justas reivindicaciones de esta provincia, todavía acogidos a las excusas de la congelación de la vida pública por el largo confinamiento y la torridez de un verano corto que ya avanza hacia su final. Desde luego, el silencio y la pasmosa inactividad de Mesa por el Futuro de León no auguran nada bueno.

León debe ganarse una posición que lance su desarrollo logístico
Comentarios