lunes 10/8/20

Editorial | Que lleguen las buenas noticias para las cuencas

El Instituto para la Transición Justa, dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica, ha realizado unos exhaustivos análisis de la situación de la que parten y del escenario al que se enfrentan las diferentes cuencas mineras tras el cierre del carbón y la desaparición de las térmicas para llegar a la conclusión de que son los recursos autóctonos los que pueden ‘reinventar’ el futuro de estos territorios. La biodiversidad, los productos de calidad o la explotación del sector primario —que vienen a ser lo mismo—, la disponibilidad del suelo industrial y el ‘empuje’ del empresariado local son las fortalezas que el ministerio detecta en las comarcas para compensar un desempleo galopante, el desánimo de su población y un estancamiento económico que ya es estructural. No parece a priori que los pros y los contras que reflejan estos informes estén muy igualados puesto que ese arraigo empresarial, ese paisaje privilegiado y esos productos del lugar han estado siempre conviviendo con las minas y las ayudas de los sucesivos planes del carbón y es evidente que no han sido el salvavidas de ninguna crisis. Es incuestionable que los territorios mineros necesitan reinventarse pero, para ello, requieren de buenas comunicaciones e inversiones potentes. Con todo el respeto al producto manufacturero y al avistamiento de osos, envasar mermeladas caseras no es lo que va a rescatar al tejido productivo de las cuencas. Se está haciendo tarde ya para que se anuncien grandes proyectos, como por ejemplo el de la mina de zinc que planean en Toral de los Vados y que parece seguir adelante. Si continuamos demorando las buenas noticias, quizá ya no quede nadie para recibirlas.

+El proyecto de esta leonesa especializada en pedagogía verde permite a los niños y niñas aprender a utilizar la naturaleza para hacer obras de arte.

Editorial | Que lleguen las buenas noticias para las cuencas