miércoles. 10.08.2022

Editorial | Más herramientas para la vigilancia

La abundancia del remanente de tesorería de 2021, con 28,2 millones de euros que quedaron sin gastar del pasado presupuesto municipal, hace que el Ayuntamiento de León encuentre fondos para proyectos pendientes. En esa bolsa, el equipo de gobierno ha encontrado una partida de 250.000 euros para invertir en la renovación de la sala de control y transmisiones de la Policía Local, instalada en las dependencias del Colegio de Huérfanos Ferroviarios (CHF). No se trata de la primera reforma del cuartel del cuerpo municipal de seguridad, que depende de manera directa del alcalde, José Antonio Diez, sin intermediación de ningún otro concejal. El nuevo equipamiento tecnológico servirá para contar con un mayor control de la ciudad por medio de los equipos de videovigilancia que hay repartidos por toda la ciudad: 63 cámaras, a las que se sumarán otro centenar cuando empiecen a funcionar las encargadas para la zona de bajas emisiones. El consistorio añade de esta manera una herramienta más avanzada para la persecución de los delitos, sobre todo en el casco histórico, donde se concentran la mayor parte de los dispositivos. Su concurso debe ayudar a solucionar los problemas que se generen, aunque sin invadir los derechos de los ciudadanos.

Editorial | Más herramientas para la vigilancia