domingo 27/9/20

EDITORIAL | Memoria minera imprescindible, con sede en un lugar emblemático

El anuncio de que Sabero albergará el Archivo Histórico Minero de Castilla y León es la respuesta a una demanda largamente escuchada. El abrupto final del carbón ha dejado muchos asuntos pendientes, incluida una ingente documentación de todo tipo que es la memoria de muchas décadas de una actividad que marcó totalmente la vida en las cuencas, pero también en provincias enteras como la de León. Instituciones públicas, empresas, sindicatos... son muchos los focos con papeles de todo tipo que deben preservarse de una manera adecuada aunque en algunos casos quizá se llegue demasiado tarde.

El lugar elegido, Sabero, cuenta ya con el Museo de la Siderurgia y la Minería de la Comunidad, y tiene un especial simbolismo por ser el primer lugar en el que se fraguó el principio del final de la minería. Lo ocurrido allí fue repitiéndose en las diferentes cuentas lamentablemente con guiones demasiado parecidos.

El consejero de Cultura y Turismo, Javier Ortega, que visitó ayer el centro, destacó que «la sociedad necesita archivos, porque en ellos no sólo se conserva un extraordinario caudal de conocimiento, sino que, además, actúan como garantes de los derechos de los ciudadanos y son el pilar sobre el que se construye una acción pública basada en principios democráticos y de transparencia».

EDITORIAL | Memoria minera imprescindible, con sede en un lugar emblemático