lunes. 30.01.2023

EDITORIAL | Moción tramposa que hace perder el tiempo por un interés bastardo

Los ayuntamientos de León y Valladolid ya debatieron y votaron sus mociones sobre la capitalidad de Castilla y León. La primera consecuencia es que se ha perdido un tiempo precioso para que las corporaciones de ambos municipios se dedicarán a hacer algo útil para los ciudadanos, a buscar fórmulas para mejorar su vida y para conseguir que sus ciudades encaren mejor sus problemas estructurales. La Comunidad autónoma creada por la integración de dos regiones históricas tiene una capital de facto, que es Valladolid, precisamente porque los partidos políticos así lo han querido al ir acumulando allí prácticamente todo con limitadas excepciones casi simbólicas como la sede del Procurador del Común, que alberga León.


La moción primera, lanzada desde el grupo municipal del PP en Valladolid, tenía un claro interés fratricida. Se usó una institución para poner en problemas al presidente autonómico Alfonso Fernández Mañueco, por una rivalidad interna. Desde entonces se han sucedido las maniobras de unos y otros intentando minimizar los daños en casa y aprovechando para sacar presuntos réditos que no se sabe muy bien cuándo y cómo se llegarán a cobrar.


Hoy volvemos a la casilla de salida. Las cosas siguen igual y la Comunidad no es mejor y ojalá no sea peor que cuando hace un mes se abrió este ‘melón’. Parece aconsejable que nuestros representantes empleen su tiempo en aprovechar mejor las posibilidades de Castilla y también las de León para evitar la debacle de todos.

EDITORIAL | Moción tramposa que hace perder el tiempo por un interés bastardo
Comentarios