miércoles 30/9/20

EDITORIAL | Otra víctima devuelve a la actualidad el grave problema del tráfico de la N-120

Un accidente mortal en la salida de León hacia Astorga conmocionó ayer a toda una comarca que sigue pendiente de que llegue una solución a la especial peligrosidad que presenta la N-120. Más allá de los detalles del caso concreto del siniestro de ayer, lo cierto es que pasan los años sin que se activen las medidas que se habían anunciado para frenar, entre otras cosas, el intenso tráfico de vehículos pesados que sufre la carretera nacional que divide literalmente varios pueblos del municipio de Valverde de la Virgen. En paralelo discurre una autopista de peaje, con escaso volumen de circulación, que seguramente sería el lugar más adecuado para los camiones que viajan desde Galicia o Portugal hacia el norte de la Península e incluso Europa, o que acceden al polígono de Villadangos. La posibilidad de que se incentivase ese desvío de la N-120 a la vía de peaje quedó paralizada tras la moción de censura que cambió el Gobierno en La Moncloa y por unas complicaciones legales a las que parece que nadie quiere poner solución. Lo cierto es que, como se aseguró desde la Junta, el conflicto está en manos del Ejecutivo central, que parece haberlo olvidado cuando todo apuntaba a que estaba cerca una colaboración pluriinstitucional que lo paliase.

Pintar líneas continuas e instalar radares no es la solución para frenar la peligrosidad de la N-120. Hace falta un proyecto global, que facilite alternativas para ese ‘castigo’ que sufren cada día los pueblos que cruza la nacional.

,Texto

+Texto

GTexto

EDITORIAL | Otra víctima devuelve a la actualidad el grave problema del tráfico de la...