viernes. 03.02.2023

Editorial | Un pilar clave para la economía se debilita: el autónomo lo deja

La figura del autónomo resulta fundamental para la economía española de manera tradicional. Y más, si cabe, en los territorios que son ajenos a la existencia de grandes compañías industriales o del sector primario. En la provincia de León, durante muchos años del siglo XX, hubo empresas de singular nivel, especialmente vinculadas a la minería y a la producción energética, junto a otras financieras (como la vieja Caja) o de comunicaciones telefónicas. Servían de impulso para la vitalidad de incontables negocios de todo tipo que eran promovidos por emprendedores, a los que ahora la estructura económica de la provincia les otorga un papel más determinante a la vez que les pone en cuestión su capacidad para mantener un nivel actividad asumible.

La crisis que se abrió con la caída de las hipotecas subprime estadounidenses de 2007 generó un efecto dominó en la economía mundial que acabó con una era de máximos históricos en todo tipo de estadísticas. Como en el caso de los autónomos leoneses, que eran entonces más de 43.200. Ahora, quince años después, el balance se ha reducido notablemente. La pérdida de 506 a lo largo de los últimos doce meses deja el total en 33.504. Más de 7.700 negocios menos, en una crisis que afecta a todos los sectores y ámbitos geográficos, con la práctica desaparición del comercio en las cabeceras de comarca pero también de otros gremios que no han encontrado relevo ni tampoco capacidad para generar un atractivo que hiciese posible la entrada de jóvenes.

Con la estructura económica actual de la provincia resulta imprescindible el mantenimiento de ese autoempleo. Tanto para las zonas rurales como para que las grandes ciudades de la provincia no se desangren en cada padrón. Pero las cosas no son fáciles. La sucesión de crisis y los cambios sociales —incluidos los del consumo— han derivado en cierres constantes que llegan a todo tipo de ámbitos. Y con un panorama complejo si no llega una revitalización de la actividad que combata la despoblación y el envejecimiento que ataca de manera directa a las posibilidades de sostenibilidad del actual estatus social de la provincia.

Editorial | Un pilar clave para la economía se debilita: el autónomo lo deja