sábado 27/2/21

Editorial | Un plan de trabajo claro en la Mesa por León avalado por un amplio respaldo

La cuarta reunión de la Mesa por León ha sido sin duda la más esperanzadora. De momento, se ha evidenciado un trabajo previo en los despachos para planificar los siguientes pasos. De algún modo lo ocurrido ayer se merece un margen de confianza de todos. Entre otras cosas, porque el amplio respaldo de todos los implicados facilita una halo de esperanza sobre los siguientes avances y, en especial, sobre ese compromiso unánime que debe convertirse en el camino para alcanzar un futuro más prometedor.

La Agencia, respaldada por los técnicos de la Diputación —con una amplia experiencia en desarrollo industrial, del suelo o con los productos agroalimentarios—, es una fórmula de trabajo concreta y probablemente con la posibilidad de servir de herramienta útil y ágil para de verdad ponerse manos a la obra. Aunque también es cierto que será imprescindible una aportación mucho más clara en el plano político. Lo ocurrido tras el cierre de Vestas en el polígono de Villadangos del Páramo probó que cuando los partidos se movilizan las instituciones son capaces de hacer auténticos ‘milagros’ como la puesta en marcha de una gran industria como recambio.

La Agencia no puede convertirse en un parapeto de burocracia para que en realidad no cambien las cosas

La actitud reivindicativa será fundamental, por lo que los agentes sociales no deberían volver al terreno del conformismo. Una cosa es otorgar un margen de confianza y otra muy distinta el abandono o el silencio cómplice. Parece claro que en estos meses los pasos dados han sido literalmente animados por esos periódicos llamamientos, especialmente de la patronal, para conseguir que cada reunión de la Mesa por León fuera convocada. Si se necesita seguir azuzando las cosas para que lleguen nuevos avances será fundamental su implicación aunque también sería reclamable su aportación y compromiso en todo lo constructivo, como la de los sindicatos.

La Agencia de la Mesa por León no puede convertirse en un parapeto de burocracia para que en realidad no cambien las cosas. Parece unánime el criterio de que el problema no puede aplazarse y que hay oportunidades ahora con los fondos de reconstrucción. Los expertos aseguran que de la calidad de los proyectos dependerán los logros a corto y medio plazo de cada territorio.

Editorial | Un plan de trabajo claro en la Mesa por León avalado por un amplio respaldo
Comentarios