viernes. 01.07.2022

Editorial | Protección para un conjunto etnográfico único

El conjunto etnográfico que forman la veintena de construcciones centenarias relacionadas con los molinos y fábricas de luz en la zona de la Valduerna es único, y el Ayuntamiento de Castrillo y las juntas vecinales han iniciado no sólo el proceso de documentar las construcciones y recuperarlas sino de conseguir que se declaren Bien de Interés Cultural (BIC) para proteger un tesoro hidráulico desconocido y amenazado. Condenado por la falta de uso, pero también por la decisión de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) que en 2017 suprimió el curso de agua por las zayas. La decisión ha tenido un coste irrecuperable en el hábitat de esos canales, pero además pone en peligro las estructuras de madera de molinos y fábricas, que necesitan la humedad para no deteriorarse. Ahora el ayuntamiento ha documentado los inmuebles (primer paso para preservarlos), pero exige también a la confederación que garantice un caudal ecológico de agua constante durante todo el año.

La recuperación del conjunto etnográfico y su transformación en atractivo turístico es una gran oportunidad para la zona. El apoyo al proyecto tiene que ser total.

Editorial | Protección para un conjunto etnográfico único