domingo 28/2/21

Editorial | La puntilla para los autónomos que cobren ayudas

No hay tregua para los autónomos. Después de sobrevivir a duras penas a un año catastrófico, la letra pequeña del Real Decreto-Ley que articula las ayudas por el cese de actividad viene a darles la puntilla y les obligará a devolver de golpe todo lo cobrado por estas ayudas desde el 1 de febrero si en el primer semestre del año consiguen unos 7.980 euros como mínimo de beneficio. Que un autónomo gane esta cantidad durante todo este semestre viene a significar que su rendimiento neto es superior al umbral que se estableció en la norma, por lo que no cumplirá todos los requisitos para la percepción de las ayudas y se verá obligado a reembolsar un importe que ronda los 4.000 euros. A esto se suma que deben acreditar también la pérdida del 50 por ciento de ingresos respecto al segundo semestre de 2020 que ya fue, en general, un desastre para la inmensa mayoría de cotizantes. De todos estos vericuetos se desprende que el autónomo debe procurar no salir a flote demasiado en esta debacle económica, no vaya a ser que por hacer mal los cálculos le vaya un poco mejor de la cuenta y se vea obligado a hacer un desembolso que puede suponer fácilmente la mitad de lo que ha conseguido sacar en limpio en este primer trimestre. Con ganar, después de impuestos, una media de 1.330 euros al mes ya será penalizado. Es el filtro inverosímil que pone la administración para restar lo más posible a quienes se esfuerzan por sacar adelante sectores tan relevantes como el agrario, el pequeño comercio, la hostelería y los servicios. Y eso que hace apenas un año la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, aireó que eran «el centro» de su agenda.

Editorial | La puntilla para los autónomos que cobren ayudas
Comentarios