domingo 29/11/20

Respaldo a una Mesa por León que debe responder a las expectativas

Esperar soluciones milagrosas resultaría tan inocente como estéril. Hace falta mucho realismo, tanto en el diagnóstico como en el diseño de las soluciones. Pero las esperanzas puestas en la Mesa por León pueden flaquear si se incurre en un problema de falta de pedagogía al explicar qué y cómo se va a hacer. Plantear que el futuro de León pasa por sectores como la agroindustria, la logística, la farmaindustria o la ciberseguridad suena demasiado conocido. Y reclamar que se invite a los empresarios con raíces leonesas a que miren a su tierra a la hora de planificar nuevas inversiones es algo que se lleva escuchando décadas. El esperado plan estratégico debe suponer un paso adelante sobre estos deseos largamente escuchados. La Mesa por León se merece un margen de confianza. Pero también una razonable presión ciudadana para evitar que se repitan los guiones conocidos de pactos y mesas que se reúnen cada vez con menos asiduidad hasta que caen en el olvido.

La unidad de todos no debe flaquear ni tampoco deben escatimarse esfuerzos. La pandemia nos ha empujado hacia una tormenta perfecta en la que no caben más dilaciones. La sociedad aguarda resultados, y quedarse sólo en demandas de iniciativas privadas resulta incluso llamativo cuando la Mesa la dirige el delegado autonómico de un Gobierno que cada día apuesta más por extender lo público en la economía.

,Texto

+Texto

GTexto

Respaldo a una Mesa por León que debe responder a las expectativas
Comentarios