lunes 25/1/21

Responsabilidad y firmeza para poner freno a la aceleración de los contagios

La consejera de Sanidad manifestaba ayer su preocupación por la evolución de la pandemia en Castilla y León al hacer un llamamiento a los jóvenes y a sus padres para que extremen las medidas de seguridad para prevenir contagios y «poder parar la situación» actual de expansión del covid-19. Se refería en concreto a la prohibición de celebrar botellones, a la necesidad de extremar el uso de la mascarilla y a adoptar las medidas de higiene recomendadas. Y lo hacía de una manera muy gráfica desde su condición de madre: «Si nuestros hijos no están en casa, no miremos para otro lado; debemos saber qué están haciendo y en qué condiciones», sabiendo que si no será muy difícil poner freno a la preocupante evolución de los contagios.

Y es que las cifras relativas a la provincia conocidas ayer, sin llevar a la situación de alarma —103 casos arrastrados, que corresponden a positivos de asintomáticos, y 13 confirmados por PCR durante el fin de semana—, sí tiñen de naranja y amarillo un mapa visualmente muy verde.

El segundo objeto de atención y preocupación lo constituyen las residencias de mayores y la necesidad de que se apliquen los protocolos fijados, la medicalización, la vigilancia y los controles, sobre todo en los casos asintomáticos.

Y el tercero, ahora que la inminente vuelta al colegio esté en el debate social, la exigencia de que los centros de enseñanza cuenten con personal de enfermería y garantías de realización de cuantas pruebas PCR sean necesarias.

Parece evidente la necesidad, por lo que revelan las cifras y lo que se ve en las calles, de que las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado actúen con mayor firmeza frente a aquellas personas y en las situaciones en las que no se cumplan las medidas de seguridad correspondientes. Y, por supuesto, que se defina de una vez por todas, ya con el inicio del curso a la vista, un marco de actuación coordinada y conjunta en todo el país, al menos respecto a esa preocupante cuestión, que es lo menos que cabe esperar de la reunión sectorial del próximo jueves entre el Gobierno y sus autoridades sanitarias y educativas, por un lado, y las comunidades autónomas por otro. Es la menos que la ciudadanía puede exigirles.

Responsabilidad y firmeza para poner freno a la aceleración de los contagios
Comentarios