viernes 30/10/20

Editorial | Ronda Interior, un fracaso municipal que se arrastra desde hace 40 años

El caso de la Ronda Interior de León, que carece de continuidad entre El Espolón y la Palomera, facilita un auténtico catálogo de despropósitos y errores de gestión, que se han ido acumulando nada más y nada menos que durante cuatro décadas en el Ayuntamiento de la capital. El problema es quizá más grave si se tiene en cuenta que supone una vía fundamental para el tráfico dentro de la ciudad, que debería alejar los coches de la Muralla, y a la que literalmente han adelantado otros proyectos de rondas —en esa misma parte norte de la ciudad— que ya están en marcha desde hace años aunque sus tramitaciones arrancaron con posterioridad. Ahora parece que el Ayuntamiento pondrá en marcha más derribos pero en todo caso no se trata de una solución definitiva que permita la apertura de ese ansiado vial que agilizará la circulación entre barrios muy populosos, y que permitirá la necesaria peatonalización de las calles Carreras y los Cubos.

Hace algunos años ya se dio un paso similar en la parte más próxima a El Espolón y hoy existe un amplio solar que es usado a diario por los vecinos de la zona como aparcamiento. El paso que se da ahora es necesario que tenga continuidad sin más dilaciones. Desde ya hay que agilizar todo lo pendiente.

Editorial | Ronda Interior, un fracaso municipal que se arrastra desde hace 40 años