sábado 27/2/21

Editorial | Salvar la economía local y planificar la reconstrucción sin más dilaciones

La estructura económica de la provincia está apoyada en unos pilares singularmente debilitados en los últimos tiempos. En estos momentos, el sector servicios apuntala buena parte del empleo por lo que debería mirarse con especial atención las fórmulas para frenar las quiebras de pymes, y la posibilidad de conseguir que las ayudas lleguen de verdad al comercio y de manera fundamental a una hostelería que acumulan ya diez meses de bloqueo. Las quejas son entendibles y las dudas sobre la acción de las instituciones también compartibles. La sensación de que vivimos sumergidos en una marejada de contradicciones se acrecienta cada día al seguir los mensajes y las acciones que siempre acaban por exhibir unas intencionalidades políticas sonrojantes.

Para reconstruir sería muy positivo intentar reducir ahora los daños. Y para ello parece que las ayudas directas es la única fórmula ya disponible para aplazar los cierres definitivos. Después habrá que poner en marcha la recuperación del tejido, pero a estas alturas todo lo que quede en pie será un logro en un futuro no tan lejano.

En juego están también en estos momentos las fórmulas de reparto de los fondos con los que los distintos territorios podrán devolver el pulso a su economía y a su sociedad. De nuevo los datos que se adelantan ponen de relieve una marginación de los territorios del interior de España. Sería positivo que se uniesen más voces para denunciar tanta injusticia.

Editorial | Salvar la economía local y planificar la reconstrucción sin más dilaciones