jueves 27/1/22

Editorial | Salvar Inbiotec es una obligación ineludible de León y sus instituciones

La sociedad no siempre presta la necesaria atención a las labores fundamentales que desarrollan profesionales de distintos ámbitos y que optan por la labor callada. Quizá los medios de comunicación también tenemos nuestra cuota de culpa al servir de altavoz precisamente a los que tantos esfuerzos dedican a venderse, aunque no siempre merezcan la pena sus ‘productos’. En el caso de Inbiotec, sus tres décadas de esfuerzo intenso se han ganado un espacio fundamental en la historia de la ciencia y la investigación en León. Sus trabajadores dan voz a una crisis que pone en entredicho el futuro de este instituto que se encuentra literalmente en quiebra.

Sus patronos (Diputación, Universidad, Evonik, Pascual, Quesería Picos de Europa y ADL) han aportado hasta ahora los medios para conseguir su subsistencia. Pero aseguran que toca reformular las cosas. Lo importante es que este auténtico motor de investigaciones, publicaciones y patentes siga adelante, que el capital investigador de la provincia cuente con un centro sobre el que pivotar como es Inbiotec. Se trata de reformular las cosas para que en el fondo nada cambie. La queja de sus científicos debe ser atendida para alcanzar una fórmula de salvación y consolidación para un pilar fundamental de la investigación leonesa.

Editorial | Salvar Inbiotec es una obligación ineludible de León y sus instituciones