domingo 28/2/21

Editorial | La sangría de negocios ya no es un goteo

Los datos sobre los autónomos y pequeñas empresas que desde que comenzó la pandemia se acogen a la Ley de Segunda Oportunidad, o van directamente a concurso de acreedores, muestran una aceleración del número de negocios que se ven obligados a cerrar, acorralados por las deudas. La falta de actividad, el mantenimiento de los empleos, los créditos solicitados para aguantar un tirón que no se preveía tan largo y el hecho de que los gastos fijos se hayan mantenido inalterables a pesar del desplome del consumo se evidencian como una mochila demasiado pesada para empresas en su mayoría de subsistencia familiar, sin pulmón financiero como para aguantar la situación actual. Los expertos avisan: el goteo de negocios endeudados que cierran amenaza con convertirse en hemorragia. Esa pérdida sí que es un lastre para la recuperación de una economía cuya actividad y creación de empleo se basa en gran medida en las micropymes.

Editorial | La sangría de negocios ya no es un goteo